Industria, ecología, futuro…

He estado en las dos manifestaciones que se celebraron el sábado 23 de noviembre en Pontevedra. En la de la mañana contra los recortes del gobierno, donde había muy poca gente, se habían unido los trabajadores de Elnosa, que defendían su trabajo con pancartas donde informaban de los usos de los productos que se producen en la clorera. La gente ya sabe de la utilidad de esos productos, el problema es donde está ubicada la fábrica: Al lado del paraíso de  las Rías Bajas. Delante de este grupo (Ajeno a lo que tenía detrás), había un hombre que se dejaba el alma clamando contra las leyes que están destruyendo los logros sociales ganados hasta ahora, era todo un ejemplo de lucha:

Indignado junto a trabajadores de Elnosa.

Indignado junto a trabajadores de Elnosa.

Al final del manifiesto, me encontré este hombre, que me pareció todo un símbolo de la única forma que parece que tenemos de protegernos de la que se nos viene encima, visto el poder de convocatoria de los sindicatos.

Protegiéndose ante el futuro.

Protegiéndose ante el futuro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ya por la noche, se preparaba la salida de la manifestación en contra de la permanencia de Ence-Elnosa en la Ría de Pontevedra. Poca más gente que en la de la mañana (Aunque fuera el doble, me sigue pareciendo poca gente) y un perro.

D7O_0053

En el manifiesto final, delante de la Iglesia de la Virgen Peregrina, caras tristes, sobre todo de gente ya con muchas canas, que lleva luchando mucho tiempo para que sus hijos y nietos puedan ver algún día la Ría de Pontevedra libre de industrias contaminantes.

D7O_0096

No puedo terminar esta entrada sin una foto que nos alegre un poco el día. Así estaba un Ginkgo Biloba que me encontré después de la primera mani de la mañana, ya de vuelta a casa. Se dice de este fosil vivo que un año después del estallido de la bomba de Hiroshima, en la primavera de 1946, a cerca de un kilómetro de distancia del epicentro de la explosión, un viejo Ginkgo destruido y seco empezó a brotar, mientras que un templo construido frente al mismo fue destruido por completo. Para Hiroshima se transformó en símbolo del renacimiento y objeto de veneración, por lo que se le llama “portador de esperanza”. Es lo que nos queda, después de ver lo poco que se toma en serio la gente la conservación del medio ambiente; seguramente el Ginkgo seguirá ahí, cuando la humanidad desaparezca, riéndose de nuestra soberbia.

Ginkgo Biloba

Ginkgo Biloba

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s